No hay futuro en la frustración

En un viaje a Australia, conocí a un obispo anglicano que había trabajado en la evangelización y la plantación de iglesias en tres naciones africanas. A veces le llamaban «el apóstol de Tanzania».

Después de «retirarse» de su trabajo misionero en África, estableció un seminario en los Estados Unidos. Pero cuando lo conocí, su enfermedad de Parkinson estaba tan avanzada que ya no podía hablar. Apenas podía comunicarse al escribir letras casi indescifrables con la mano temblorosa. A menudo tenía que dibujar una palabra tres o cuatro veces para poder entenderle.

«Hablamos» de varios asuntos que le interesaban, al menos yo hablé y trataba de hacer la mayoría de mis preguntas de forma que él pudiera señalar simplemente sí o no. En el poco tiempo que pasé con él, percibí a un hombre de fe inquebrantable, y tuve la audacia de preguntarle cómo estaba enfrentando su enfermedad. Después de décadas de actividad inmensamente productiva, ¿cómo estaba lidiando con su propio sufrimiento, con la tentación de sentir que ahora no daba fruto y era inútil?

Escribió su respuesta dos veces antes de que pudiera entenderla: no hay futuro en la frustración.

Reconciliado con Dios

En la Biblia, la forma dominante de sufrimiento del pueblo de Dios es la disciplina.

En Romanos 5, tal disciplina está ligada tanto a lo que significa ser cristiano, como al tipo de carácter que produce. Pablo comienza a mencionar algunas de las implicaciones de la doctrina de la justificación por la fe. La justificación tiene una cierta primicia en su pensamiento, no es que sea necesariamente la clave alrededor de la cual gira otra enseñanza cristiana completa, sino que es el punto de entrada a la vida y el discipulado cristiano. «En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe», esto es lo que se da, «tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo» (Ro. 5:1, NVI).

Esta paz con Dios es deseable por encima de todas las cosas. Como Pablo se ha esforzado por demostrar al principio del libro, todos estamos por naturaleza y elección bajo la ira de Dios, y el drama de la Epístola a los Romanos, como el drama de la Biblia en su conjunto, trata sobre cómo los rebeldes que solo merecen la ira de Dios pueden ser reconciliados con él.

Regocijándose en Dios

La respuesta está en el evangelio de Jesucristo, la buena noticia de su llegada, muerte y resurrección. Dios lo envió a morir en nuestro lugar, «es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús» (Ro. 3:26, NVI). Debido a lo que Cristo hizo, los que confían en él son «justificados»: son declarados justos por el mismo Dios santo, no porque lo sean, o porque sus pecados no importen, sino porque Cristo se ha puesto en su lugar. Y la consecuencia de haber sido «justificados por la fe», escribe Pablo, es que «tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo».

Todo esto es obra de la gracia de Dios, el favor inmerecido que, a pesar de su ira, concede misericordiosamente a los pecadores necesitados como yo. Es a través de Jesús, Pablo continúa diciendo, que «tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes» (Ro. 5:2, NVI). Esto, seguramente, es la causa de la alegría sin límites.

Significa que no solo estamos reconciliados con Dios aquí y ahora, sino que un día lo veremos en su gloria sin velo. Eso es lo que Pablo quiere decir cuando añade: «Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios» (Ro. 5:2, NVI). La palabra «esperanza» no sugiere aquí una mera posibilidad, sino una esperanza certera: nuestra confianza es ver la gloria de Dios algún día.

Perseverancia

Así que sacudir una visión cambia todas nuestras prioridades. La meta principal de este mundo caído es obtener la máxima comodidad. La verdadera pregunta es cómo nuestras circunstancias actuales están ligadas a nuestra fe en Jesucristo, nuestra paz con Dios, y nuestra perspectiva de contemplarlo. Así que Pablo insiste en que nos regocijemos no solo en la esperanza de la gloria de Dios, sino «porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza» (Ro. 5:3-4, NVI).

He aquí, pues, una filosofía del sufrimiento, una perspectiva que lo vincula tanto a la salvación que ahora disfrutamos como a la consumación de esa salvación cuando la gloria de Dios se revele plenamente. Al igual que la disciplina del entrenamiento físico, el sufrimiento produce perseverancia.

Esta no es una regla universal, ya que el sufrimiento puede evocar murmullos e incredulidad. Pero cuando el sufrimiento se mezcla con la fe de los versículos 1-2, y con el deleite de ser reconciliado con Dios, entonces produce perseverancia. El poder de la perseverancia de nuestra fe no se demuestra ni se desarrolla hasta que es probada por el sufrimiento.

Sentir el cristianismo

Como rama de la perseverancia surge el «carácter». La palabra carácter sugiere «probidad», el tipo de madurez que se alcanza al ser «probado» o «comprobado», como un metal refinado por el fuego. Y a medida que se forma el carácter o la «probidad», florece la esperanza: nuestra anticipación de la gloria de Dios (versículo 2) se nutre y fortalece.

Esta esperanza «no nos defrauda» (Ro. 5:5), no nos engaña, y por lo tanto nunca nos dejará abandonados, avergonzados de nuestras necias creencias. ¡Todo lo contrario! El objeto de esta esperanza es seguro, y la esperanza se refuerza y demuestra ser satisfactoria «porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado» (Ro. 5:5, NVI).

El Espíritu Santo es dado al creyente como anticipo y garantía de la herencia completa que un día será nuestra. Este Espíritu Santo es el agente que vierte el amor de Dios en nuestros corazones: esto se siente en el cristianismo, y Pablo en otros lugares muestra que esta experiencia de la riqueza del amor de Dios es una parte esencial de la madurez cristiana, algo por lo que hay que orar (Ef. 3:14-21, especialmente 17-19). Esa experiencia del amor de Dios no es todavía la perfección de la visión de Dios, pero es plenamente satisfactoria, refuerza la esperanza y coloca nuestros sufrimientos en una luz en la que tienen un cierto «sentido» existencial.

Cristo creció a través del sufrimiento

Hay un cierto tipo de madurez que solo se puede alcanzar a través de la disciplina del sufrimiento.

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen (He. 5:7-9).

La idea no es que Jesús fuera desobediente antes de sufrir, sino que en su estado encarnado también tuvo que aprender lecciones de obediencia, niveles de obediencia, que solo se podían alcanzar a través del sufrimiento. En este sentido, creció hasta la «perfección»: no que fuera moralmente imperfecto antes de sus sufrimientos, sino que la plenitud, la perfección de su identidad con la raza humana, de su obediencia humana y temporal a su Padre celestial, solo podía alcanzarse a través de los fuegos del sufrimiento.

Esta «perfección» la alcanzó, no solo al convertirse «en la fuente de salvación eterna para todos los que le obedecen», sino también al ser capaz de «empatizar con nuestras debilidades», ya que «ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado» (He. 4:15, NVI).

Si incluso Jesús «por lo que padeció aprendió la obediencia», ¡qué horrible malentendido, o arrogancia, es asumir que debemos estar exentos del sufrimiento!

Compartir sus sufrimientos

De hecho, es el conjunto de valores articulados en Romanos 5 y el ejemplo de Jesús señalado en Hebreos 5 lo que explica el fuerte lenguaje del apóstol Pablo en Filipenses 3. Él pone en la balanza todo lo que el mundo ofrece, y lo compara con todo lo que tienes en Cristo Jesús, y concluye:

Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo y encontrarme unido a él. No quiero mi propia justicia que procede de la ley, sino la que se obtiene mediante la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios, basada en la fe (Fil. 3:8-9, NVI).

Pero esto no es un logro estático; Pablo está comprometido a crecer en su conocimiento de Cristo Jesús. Así que añade: «De conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte. Así espero alcanzar la resurrección de entre los muertos» (Filipenses 3:10-11, NVI). La forma en que manejamos el sufrimiento de la prueba y la disciplina, por lo tanto, depende mucho en lo que nos enfocamos.

Ese obispo anglicano, «el apóstol de Tanzania», tenía razón. Entendió Romanos 5 y Hebreos 5. No hay futuro en la frustración, pero qué futuro tenemos en Cristo.

Don Carson cuenta la historia del obispo anglicano en ¿Hasta cuándp, Señor? Reflexiones sobre el sufrimiento y el mal (Baker Academic, 2006). Usado con permiso.

D.A. Carson

D.A. Carson

D.A. Carson es profesor de investigación del Nuevo Testamento en el Trinity Evangelical Divinity School en Deerfield, Illinois. Es miembro fundador y actualmente presidente de The Gospel Coalition, y el autor de How Long, O Lord?